¡Te la tengo! (II)

te_la_tengo_iiLa evolución de esta historia es tan enredada que creo que lo mejor que puedo hacer por nuestros lectores, es una crónica de los eventos partiendo de lo ya contado en la entrada previa del blog. Escribí dicha entrada llegando de la Unidad de Urgencias del Hospital Perpetuo Socorro de Badajoz, justo frente a nuestra casa; pero no fuimos allí porque nos quedara cerca, sino porque la compañía con la cual contraté mi seguro de viaje, Travel Ace Assistance (atendida en España por Celta Assistance), nos envió allí.

I Primera visita al Hospital Perpetuo Socorro

La noche del domingo un par de jovencitos, muy majos, me atendieron y confirmaron, por medio de Rayos X,  que mis huesos estaban en buen estado y concluyeron que sin hueso roto no había nada más que verificar. Pregunté si existía la posibilidad de hacerme una ecografía para verificar el estado del manguito rotador, pues antes de ir a urgencias había hablado con mi traumatóloga en Maracaibo, la Dra. Lilia Barboza quien, en base a la descripción de mis síntomas, sospechó de una lesión en el tendón del bíceps y sugirió una ecografía. La respuesta fue que allí no había traumatólogo y que al no haber hueso roto no había mayor exploración que hacer. Volví a casa con la indicación de colocarme calor en el hombro y tomar paracetamol para el dolor.

 II Segunda visita al Hospital Perpetuo Socorro

El lunes el dolor empeoró; sólo en absoluta quietud lograba conseguir alivio. En vista de tales circunstancias volvimos a llamar al seguro explicándoles lo que había pasado el día previo, insistiendo en la posibilidad de ser atendida por un traumatólogo y de hacerme la ecografía, pero me contestaron que sólo con una orden médica me remitirían a un especialista y… nos volvieron a enviar al Perpetuo Socorro.

Otro par de chicas, muy majas, me insistieron en que no había criterio para remitirme a Traumatología, tras otro par de Rayos X. A Dios gracias, trataron de examinarme el brazo y el dolor se hizo tan intenso que pegué alaridos y lloré como una muchachita al punto, que las chicas llamaron al Hospital Infanta Cristina para solicitar la impresión diagnóstica de un Traumatólogo. Este miró mis 4 radiografías y por teléfono concluyó que no tenía fracturas… Lo bueno fue que, no se si por mi llanto o por la insistencia de Badaman, las chicas me refirieron al médico adjunto de Urgencias quien, por fin, colocó el cabestrillo correctamente, me solicitó una examen de INR, me indicó un tratamiento analgésicos y relajantes musculares vía endovenosa y escribió en su informe que si el dolor intenso volvía debía acudir al Hospital Infanta Cristina. Como mi INR estaba en 5, por encima de lo esperado, suspendió la Warfarina y solicitó control del INR el día miércoles. Volvimos a casa casi a la 1 de la mañana y dormí toda la noche y todo el día siguiente. Ese martes en la noche el dolor fue menos intenso, pero lo suficientemente fuerte como para no dejarme dormir.

 III Visita al Centro de Salud Valdepasillas

Llegó el miércoles y observé que tenía un hematoma en el brazo y que el mismo estaba caliente. Fui a hacerme el control del INR al centro de salud que me habían indicado. A pesar de haber suspendido la medicación por 72 horas, los resultados dieron más altos aún que en el examen anterior. El Coaguchek marcaba 6.30, lo que no era razonable. Dada la insistencia de Badaman, fui atendida por una de las médicos que me remitió inmediatamente a la emergencia del Hospital Infanta Cristina para ser atendida por un traumatólogo y un hematólogo (por fin).

 IV Visita al Hospital Infanta Cristina

Fui vista inmediatamente por un traumatólogo quien pidió interconsulta con hematología, me refirió a observación para hidratarme y colocarme analgesia, y adivinen… pidió una ecografía cuyo resultado destaca “aumento de calibre de la corredera bicipital ocupada por líquido ecógeno, sugestivo hemático. Bicep

Integro sin imagen sugestiva de rotura. Compatible todo ello con tenosinovitis hemática-traumática. En el vientre muscular existe una desestructuración del mismo sugestivo de hematoma.” En pocas palabras, y tal como lo había sospechado mi cardiólogo de Maracaibo y miembro del consejo consultivo de este blog, el Dr. Gustavo Calmón, tuve una hemorragia en la articulación y la sangre bajó por el tendón y desplazó parte del bíceps. Y claro, no tenía fractura.

El INR, determinado por un examen de sangre convencional, estaba en 4, y aunque había bajado, seguía en un nivel alto. Dada la hemorragia, fui tratada con vitamina K para inhibir el efecto del anticoagulante y colocarme en tratamiento con heparina, de manera que el hematoma pudiera reabsorberse y al mismo tiempo evitar la posibilidad de que mi prótesis aórtica mecánica pudiera generar trombos.

Finalmente, a media noche, tras casi diez horas en observación, volvimos a casa.

Colofón

Desde entonces he sido atendida de manera excelente, en el servicio de hematología de ese hospital, por la Dra. Nieves y la residente Sara Suárez, quienes de manera interdiaria evalúan el estado de mi brazo y ajustan las dosis de heparina.

Toda esta larga experiencia no hace sino reafirmar la necesidad de implementar las guías de emergencias para quienes estamos afectados de enfermedades raras, y si bien con ellas no se van a solucionar todos los problemas que se pueden presentar, son unos lineamientos que permitirán a los médicos hacer un trabajo más eficaz, efectivo y eficiente, disminuyendo el riesgo para la persona afectada.

Dictado por Gloria, tecleado por Badaman.

Acerca de Gloria Pino Ramírez

Venezolana. Psicóloga con Especialización en Metodología de la Investigación, Maestría en Psicología Clínica y Doctorado en Psicología. Viviendo con Síndrome de Marfan y trabajando por las EE.RR en Iberoamérica.
Esta entrada fue publicada en Vivencias y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a ¡Te la tengo! (II)

  1. Ilse dijo:

    Qué peregrinaje Gloria! Gracias a Dios y finalmente, ya estás atendida con la precisión necesaria… que sigas mejorando amiga!

  2. Mayra Maldonado dijo:

    Que bueno poder leer y aprender mas sobre esta condición, para estar preparada para cualquier situación que pueda enfrentar mi hija Aryam quien la padece….. Saludos desde Puerto Rico y que sigan bien.

  3. Karla Mar dijo:

    Qué bueno es qué ya estás bajo supervisión y con el tratamiento acertado.
    Desgraciadamente eso de qué los niveles del anticoagulante estén muy por fuera de las cifras deseables y de qué existan signos o síntomas y qué el médico no le encuentre relación con qué está tratando con paciente anticoagulado es común.
    En una ocasión acudí al médico general porque estaba orinando sangre. El médico general me envió al Hematólogo, el cual no encontró cuál podía ser la causa me envió a su vez al Urólogo, quien por fin sospechó qué podía deberse a los anticoagulantes en descontrol e inmediatamente pidió interconsulta con Cardiología para valorar los anticoagulantes y el TP, INR.
    Efectivamente fue el cardiólogo el qué comprobó qué el INR estaba en descontrol. Hasta entonces fui internada en Urgencias para suspensión de anticoagulantes por tiempo determinado y vigilancia.
    A mí me llama ahora mucho la atención qué permanecí alrededor de dos días orinando solo sangre, qué jamás fui derivada a Urgencias y qué atravesé por Médicos Especialistas qué no sospecharon qué se debía a los anticoagulantes y qué el único qué revisó mis piernas fue el cardiólogo, estaban llenas de moretones.
    Ahora sé qué una hemorragia, en dónde se presenté, es motivo de urgencia y qué los hematomas o moretones se pueden presentar cuándo los niveles de INR están fuera de control.

  4. Marialcira Quintero dijo:

    La experiencia, la insistencia y el conocimiento de tu condición, te llevaron por el camino de la correcta interpretación y atención. Yo no sabía que Marfán era una enfermedad, hasta que me contaste tu historia. Así le pasa a la mayoría de los médicos, enfermeras y resto del personal de salud.

  5. Dios Gloria, pensé que habías mejorado pronto, siento mucho por lo que pasaste…Gracias a Dios conoces bien tu condición y estas en la capacidad de insistir a cualquier especialista lo que según tu experiencia y opinión tienes. Me alegra que al fin te estén atendiendo de manera correcta. Que sigas mejorando. Un abrazo.

  6. Cecilia Delgado dijo:

    Gloria siento mucho lo sucedido, las hemorragias son un acontecimieno latente en todos los anticoagulados, Yo sufri una hace como 2 años, orinaba sangre y me asuste muchisimo, Tenia mi INR en 7 por haber tomado un antinmflamatorio para una contractura muscular en la columna. El medico estudio mucho antes de recetarmelo, pero ante lo reacio de mi dolor no le quedo otra que prescribirmelo. A los pocos dias aparecio la hemorragia en la orina…. Asi que tuve que suspender la warfarina por varios dias y despues de varias visitas periodicas al hematologo, todo volvio a la normalidad gracias a Dios. Cuidate y suerte en tu recuperacion amiga. Saludos a Bada….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s