¡Te la tengo!

TELATENGOUna compañía de cable venezolana usó como estrategia de promoción de sus productos una simpática propaganda en la cual un empleado de la empresa respondía a todos los deseos de los clientes: “Te lo tengo”. Pues como suele pasar con la publicidad “pegajosa” el simpático personaje y su frase forman parte de la cotidianidad del venezolano; así que cuando me -volví-  a caer, pensé: ¿Experta en caídas? Te la tengo, y por supuesto me dejé llevar por la tentación de hacer un meme.

Caer y levantarse, parece ser una máxima que he llevado a límites literales y extremos en mi vida… Y aunque al parecer no ha sido nada malo, aquí estoy preguntándome si es mejor dejarse caer o correr con las consecuencias en tus articulaciones de aferrarse a la barandilla de la escalera. Ciertamente el viernes en la mañana, cuando me resbalé, me sentí orgullosa de mi habilidad para evitar darme un totazo (golpe contundente) pero ese día en la noche empecé a sospechar que no me había librado del todo.

Mi fiel y compleja articulación del hombro ha dolido todo lo que ha querido, al hacer cualquier movimiento para subir mi brazo por encima del hombro. Los huesos están bien, tozudos como yo han soportado estoicamente estas piruetas gimnásticas que, cual Nadia Comaneci, voy haciendo eventualmente hasta que el piso me detiene.

Las articulaciones son uno de nuestros puntos débiles, así que no la tenía fácil para escoger si dañarme la cadera, la rodilla o el hombro y la muñeca. Lo cierto es que debemos cuidar nuestras “bisagras” lo más que podamos. Le comentaba a Badaman sobre las numerosas caídas que tuve de pequeña y adolescente, mientras hacía cosas como patinar o jugar baloncesto; mis pobres rodillas parecían un pequeño mapa con relieves. Me pregunto hasta qué punto todos esos impactos explican el estado actual de algunas de mis articulaciones; es parte del precio que pago por un diagnóstico tardío… En fin, que hay que cuidar el esqueleto, tanto como el corazón y las arterias; que hay que asistir a las consultas aunque a veces nos harte; que no hay que dejar de prestar atención a golpes o dolores pensando que pasarán solos; que hay que cuidarse porque hacemos falta…

 

Acerca de Gloria Pino Ramírez

Venezolana. Psicóloga con Especialización en Metodología de la Investigación, Maestría en Psicología Clínica y Doctorado en Psicología. Viviendo con Síndrome de Marfan y trabajando por las EE.RR en Iberoamérica.
Esta entrada fue publicada en Vivencias y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¡Te la tengo!

  1. Marie dijo:

    Levantarse . Siempre tan original Gloria Debemos seguir, aún con nuestras propias limitaciones. Seguimos…

  2. Qué palabras tan precisas, HACEN FALTA!!! así que por favor les pido en nombre de todos los que acudimos en busca de una información urgente, un contacto, y por qué no mencionarlos, tantos momentos de buen humor, de sentimientos compartidos, de cordura, de locura, y de placer ,A CUIDARSE, A MIMARSE, A CONSENTIRSE Y A REPONERSE LO ANTES POSIBLE con nuestro aporte de afecto y buenas intenciones.

  3. Marialcira Quintero dijo:

    Glorita, con cuanta gracia y fluidez cuentas tu historia. Al mal tiempo…buena cara, ese es uno de los secretillos de la vida que hemos aprendido con los años…y con las caidas! Mejórate pronto y regresa a Maracaibo sana y salva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s