¿Cómo prepararnos para la consulta?

preguntas_médicosUna cosa segura en nuestra vida es que visitaremos al médico más de lo que nos gustaría. Conocemos al médico, a la enfermera, a la secretaria y todos conocen nuestro nombre y hasta a el de parte de nuestra familia. Y aunque en el mejor de los casos desarrollamos una relación cercana y de cariño con el médico, definitivamente no se trata de una visita social, es una visita médica y debemos prepararnos para ella.

Cuántas veces nos ha pasado que luego de salir de la consulta es que nos vienen a la mente las preguntas que debimos haber hecho, las dudas o comentarios que teníamos pendiente hacer. Por ello es importante tomarse tiempo para organizar las preguntas que haremos. En función de ello hemos preparado una lista y las hemos organizado de acuerdo a diversos temas: diagnóstico, medicamentos, cirugía y estilo de vida.

Si enfrentas el diagnóstico

¿Qué tengo? ¿De qué se trata? ¿Qué órganos de mi cuerpo afecta? ¿Cómo puedo saber si alguien más de mi familia lo tiene?

¿Qué implicaciones tiene para mí, para mi familia?

¿Qué cosas no debería hacer? ¿Cómo debo cuidarme?

¿Cómo estoy en este momento?

¿Cuáles serán los siguientes pasos y en qué orden debo darlos? ¿Qué exámenes o tratamientos debo hacerme, cuándo, dónde?

Al principio es mucha información, nombres impronunciables, es como hacer un postgrado en genética cardiovascular exprés, y además lidiar con todas las emociones que esto conlleva. Por ello es importante organizar en frío nuestras dudas, nuestras preguntas y, por qué no, nuestros temores.

Si sospechas del diagnóstico de Marfan o desórdenes relacionados es importante que consultes con varios especialistas: genetista, cardiólogo, traumatólogo y oftalmólogo. Ellos te indicarán diversos exámenes; todos son importantes, pero los vitales son los relacionados con el corazón, generalmente un ecocardiograma. Lo ideal es que, luego de realizados los exámenes, vuelvas al genetista con todos los resultados para que puedan confirmar o descartar el diagnóstico.

En cuanto a los medicamentos

¿Qué medicamento es?

¿Cuál es su función?

¿Qué pasa si dejo de tomármelo? ¿Qué pasa si tomo una dosis incorrecta u olvido tomármelo?

¿Tiene interacción con otros medicamentos o alimentos?

Si tienes duda sobre las dosis, frecuencia o duración de los fármacos que ya estás tomando, es el momento de preguntarlo, también si has experimentado síntomas que puedan estar asociados a algún medicamento.

Insistimos nuevamente en que la mejor manera de cuidarnos es estar informado, y parte de esa responsabilidad pasa por conocer nuestro tratamiento farmacológico. Algunos antihipertensivos, por ejemplo, producen una tos seca, otros pueden alterar la respuesta sexual en los hombres, y no debe comerse pomelo (toronja, grapefruit) cuando se los toma, ¿lo sabías?

Además, recuerda siempre preguntar cuándo debes volver o con qué periodicidad debes asistir a tus controles médicos.

Si enfrentarás una cirugía

¿De qué trata específicamente la cirugía?

¿Qué va a quitarme, ponerme o arreglarme? ¿Cómo?

¿Qué riesgos corro al hacerme la cirugía?

¿Qué riesgos corro si no me la hago?

¿Cuánto tiempo, generalmente, dura la cirugía?

¿Será una recuperación dolorosa? Si es así, ¿cómo podré manejar el dolor?

¿Cuánto tiempo lleva, generalmente, la recuperación?

¿Cuándo podré reintegrarme a mis actividades habituales?

¿Qué cuidados debo seguir durante la recuperación? ¿Qué cosas definitivamente NO puedo hacer mientras me recupero?

Si no es el equipo que te trata habitualmente debes decirles qué medicamentos tomas, en qué dosis y con qué frecuencia, sobre todo si estás anticoagulado.

En cuanto al estilo de vida

¿Puedo hacer ejercicios? ¿Cuáles? ¿Con qué frecuencia?, y sobre todo ¿Cómo? Nos llegan muchas preguntas sobre si debemos o no hacer ejercicios, invariablemente respondemos que deben preguntarlo al médico pues la respuesta de si, no, o en qué medida, dependerá de tu estado de salud ACTUAL. Aunque en el pasado hayas hecho ejercicios y estos estuvieran indicados y monitoreados por personal de salud, si vas a retomarlos deberás volver a consultarlo con tu médico.

Si leyeron el post previo, sobre los resultados del estudio de la Calidad de vida en personas con Marfan o desórdenes relacionados, el peso bien porque falta o porque sobra, también es un tema. Por favor, no hagan dietas locas para subir o bajar de peso, pidan a su médico la derivación a un nutricionista. Los cambios de dieta deben ser del conocimiento de tu médico sobre todo si estás anticoagulado.

Finalmente, en cuanto al estilo de vida, es importante para nuestra salud no fumar, así que si no has podido dejarlo puedes preguntarle a tu médico sobre programas para dejar de fumar.

Estas no pretenden ser todas las preguntas, ni siquiera una lista exhaustiva. Cada circunstancia ameritará nuevas preguntas y traerá nuevas dudas, así que toma tu libreta o tu móvil y empieza tu propia lista.

Acerca de Gloria Pino Ramírez

Venezolana. Psicóloga con Especialización en Metodología de la Investigación, Maestría en Psicología Clínica y Doctorado en Psicología. Viviendo con Síndrome de Marfan y trabajando por las EE.RR en Iberoamérica.
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s