Ciencia y Esperanza

celulas-madre-embrionariasMe he formado como científica, soy docente y me apasiona la investigación por lo que he dedicado más de 20 años de mi vida a estudiar e investigar. Esta pasión ha sido un buen aliado para mis cuestiones de salud pues, no por casualidad, mis investigaciones han girado alrededor de este tema. Así que cuando me ha tocado fajarme para comprender cuestiones médicas de Marfan, esos 20 años trabajando con genetistas, cardiólogos, neurólogos, biólogos, etc., me han dado ventaja. Creo en la Ciencia y coloco mis esperanzas en ella.     

En algunas publicaciones anteriores les comenté lo difícil que fue para mi manejar el problema articular de mis rodillas, pues por momentos ha limitado gravemente mi autonomía e independencia. En aquellos días, en los que parecía que nunca iba a pararme sobre mis piernas de nuevo, comencé a buscar información sobre tratamientos de regeneración del cartílago, lo que me llevó a las ofertas terapéuticas con células madre.

El Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos, refiere que estas son células con el potencial de convertirse en muchos tipos distintos de células en el organismo, que funcionan como un sistema reparador del cuerpo. Esa definición es música para mis oídos, y sé que para los de muchos de ustedes también. Algún día, no muy lejano, los chicos con Marfan no llevarán mis cicatrices y sus corazones podrán ser reparados con esta nueva tecnología; eso será algún día, pero no lo es hoy, ni para nuestras rodillas ni para nuestros corazones.

Escribo esta entrada porque esta semana se suscitó un escándalo con una investigación sobre células madres que se publicó en la más prestigiosa de todas las revistas científicas, Nature. El estudio en cuestión demostraba que causando estrés a una célula adulta (sumergiéndola en un medio ácido) esta podía volver a un estado similar al embrionario dándole la capacidad de convertirse en cualquier tipo de célula. Se trata de un descubrimiento extraordinario, dadas las implicaciones que tiene para todos los que tenemos defectos congénitos, cáncer o enfermedades degenerativas. Lamentablemente la investigadora principal, la japonesa Obokata, fue acusada de manipular las imágenes publicadas y se solicitó retirar la publicación de la revista.

Ciertamente el tratamiento con células madre es  una de las áreas más prometedoras de la medicina actual, sin embargo pasan cosas como la mencionada. En países con legislaciones menos estrictas en cuanto a la investigación se practica turismo de salud, prometiendo cura para enfermedades neurodegenerativas como las demencias; juegan con la esperanza de las personas en curas milagrosas.

Cree en la Ciencia pero no dejes que manipulen tu esperanza.

Acerca de Gloria Pino Ramírez

Venezolana. Psicóloga con Especialización en Metodología de la Investigación, Maestría en Psicología Clínica y Doctorado en Psicología. Viviendo con Síndrome de Marfan y trabajando por las EE.RR en Iberoamérica.
Esta entrada fue publicada en Ciencia e Investigación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s