Reflexiones

Susana Palacios VinagreEsta semana descubrí que Susana Palacios Vinagre y yo tenemos varias cosas en común; elegimos la misma carrera profesional, hemos pasado por cirugías de corazón a causa del Síndrome Marfan y ponemos estás experiencias en papel, bueno en nuestros casos, en un blog; el de Susana se llama “Mi corazón y yo” (con página homónima en FB). Susana escribe sobre muchas cosas, entre ellas algunas de sus experiencias con Marfan, por lo que ni corta ni perezosa le pedí permiso para reproducir algunas de sus vivencias en nuestro blog. Hoy les traemos Reflexiones.

Hoy os traigo unas reflexiones en clave de humor, de cómo sobreponerse a los problemas (médicos) que al final acaba convirtiéndose en unos amigos íntimos.

Espero que os gusten!!

La vida es como una montaña rusa, unas veces estás arriba otras caes en picado y nada te puede parar, salir de un diagnóstico o de una operación difícil es como cuando le das la vuelta a un calcetin, toda tu vida se para en ese instante y tienes que volver a replantearte todo tu mundo, todo lo que tenías pensado sufre un giro de 180° y lo mejor (o peor) es que no hay vuelta atrás, todos tus guines, novelas, chascarrillos teatrales sufren los desvarios de unos guionistas “locos” a los que no controlas tu, es como si tu mañana lo decidieran otros, y tu sólo fueras un personaje secundario, en el mejor de los casos pasas al estrellato (el día de la operación X), y ni siquiera tus mejores herramientas, esas que sirven con el resto de personas pero que contigo han decidido ponerse en huelga; ni siquiera esas funcionan.

¿Qué hacer cuando no sabes para dónde ir? Vas pasando las fases del duelo, que si que es como un duelo, ahora lo niegas, luego lo negocias, lo que pasa es que no encuentras negociador, y lo buscas y buscas y no lo encuentars, me imagino que con esto de la crisis estará muy ocupado y habrá que pedir cita previa como en toda burocracia, ni esto se libra, y la aceptación, oh la panacea de todo duelo, debe haberse ido de vacaciones, a otros lares más paradisíacos -y yo aquí esperándola tontamente.

Es duro, no lo vamos a negar, y para los que están alrededor seguro que también que no voy a ser yo la que ande recortando en sentimientos, faltaría más, pero quién se pone en mi piel, quién me pone las tiritas en este corazón partío como diría Alejandro Sanz (el de mi adolescencia, claro está), y no de amor, no se vaya a confundir porque de ese no tengo queja, aquí hablo de salud; de los cambios que se producen en una persona cuando te diagnostican una enfermedad (cualquiera) y tienes que afrontarla o luchar contra ella; desde aquí les mando todo mi apoyo y ánimo; hay días malos, pero hasta esos se pueden escalar y eso que yo soy un poco patosa.

Que nunca falte una sonrisa detrás de una lágrima.

Acerca de Gloria Pino Ramírez

Venezolana. Psicóloga con Especialización en Metodología de la Investigación, Maestría en Psicología Clínica y Doctorado en Psicología. Viviendo con Síndrome de Marfan y trabajando por las EE.RR en Iberoamérica.
Esta entrada fue publicada en Vivencias y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s