Mi cuerpo

Tipos de piesApenas ayer tuve la oportunidad de ver el vídeo de una hermosa campaña publicitaria de Dove® que nos confronta, a las mujeres, con ese mal rollo que tenemos en la manera de percibir nuestro propio cuerpo. En pocas palabras somos nuestras peores críticas a la hora de describir nuestro físico. El vídeo me puso a pensar sobre lo que yo hubiera dicho de mi misma, y creo que no hubiera sido diferente de como lo hicieron mis congéneres.

Si al ser mujer le agregas el diagnóstico de Marfan la cosa se puede poner peor. Como les he contado antes, mi diagnóstico fue realizado cuando ya era una adulta, sin embargo mi desconocimiento del mismo no evito una hiper conciencia de mi cuerpo, de mi altura, de mi delgadez y muy particularmente de mis manos y mis pies.

No solo era el tamaño de mis manos, también lo delgado y tortuoso de mis dedos.  Era frecuente que la gente si fijara en mis manos por lo que muchas veces las escondí, hasta que una mañana en el cafetín de la Universidad, un compañero  -y hoy en día uno de mis mejores amigos- se quedó mirando mis manos mientras hablaba y me dijo que le encantaban porque eran muy elegantes. Desde ese día me reconcilié con mis manos, no las volví a esconder y por el contrario gesticulo mucho con ellas. Mis manos además son mi contacto con el mundo, mi mejor manera de expresar cariño, de brindar caricias.

Con mis pies no me fue tan bien. Mucho más largos que el pie promedio femenino hacían que me fuera imposible conseguir zapatos, así que pasé mi adolescencia con zapatos deportivos y uno o dos pares de zapatos “de vestir”. Luego, ya iniciando la universidad, me llevaron a un traumatólogo para operarme los juanetes; adicionalmente él me dijo que podía acortar el largo de mis dedos, y por tanto disminuir el tamaño de mis pies. Aquello fue música para mis oídos, además dijo que ciertamente tendría que cortar algunos tendones, pero que eso no traería consecuencias importantes. Ciertamente mis juanetes desaparecieron y mis pies llegaron a una talla decente (11 americano, 41 europeo), sin embargo las consecuencias si fueron importantes: dedos en martillo y la incapacidad para reposar los dedos en el piso, lo que me impide un buen arraigo.

Cuando somos jóvenes estos cambios estéticos en nuestro cuerpo pueden parecernos lo más importante, pero hay que sopesar las consecuencias que estos puedan tener a largo plazo. Perder la funcionalidad del cuerpo por la estética no parece una buena idea.

El vídeo de Dove removió todas esas cosas. Hoy, un poquito más vieja, me siento reconciliada con mi cuerpo, y trato de cuidarlo lo más que puedo. Mis maltrechos pies me han llevado a muchas partes y traído de nuevo a casa. Los consiento cada vez que puedo comprándome zapatos cómodos y suaves. Todavía nos faltan muchos kilómetros por recorrer.

Acerca de Gloria Pino Ramírez

Venezolana. Psicóloga con Especialización en Metodología de la Investigación, Maestría en Psicología Clínica y Doctorado en Psicología. Viviendo con Síndrome de Marfan y trabajando por las EE.RR en Iberoamérica.
Esta entrada fue publicada en Vivencias y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Mi cuerpo

  1. Marisa- Canarias dijo:

    Precioso escrito….tanta razón de los sentimientos compartidos….; a mi me encanta sacarme fotos de mis pies..y fue a raíz de aceptarlos cuando me gusta sacar fotos…. Qué importante aceptarse, es difícil!!! Y es lo más sano que nos puede ocurrir…besitosssss

  2. Cristal Moreno. dijo:

    Siempre me pasa Gloria, principalmente eso de comprar zapatos, nunca encuentro mi talla…Hay que molesta me siento y cuantas veces llore por no encontrar zapatos que me sirvieran o porque me gustaba uno de taco muy alto y me dirían Mata de cocotero al salir a la calle. Cuantas vivencias en común, cuanto rechazo a ser diferente y luego al creer(mentalmente por supuesto) te das cuanta cuando desperdiciaste acomplejandote si eres hermosa. Gracias por recordarmelo.

  3. Luis Ortiz dijo:

    Hola tengo Sindrome de Marfan detectado aproximadamente hace tres o cuatro años tengo 21 y pues la vida de un adolescente en la secundaria resulta ser un poco difícil burlándose de tu delgades y amorfo cuerpo con el tiempo aprendes a aceptarlo y pensar en las bendiciones que tienes al poder caminar hablar sentir. Siento que esta pagina tiene mucho sentido y doy gracias a dios por mi cuerpo y por poder leer esto un saludo y abrazo a todos

    • Hola Luis, bienvenido! Cuando quieras contar tus experiencias cuenta con este espacio para compartirlas! Un abrazo

    • Cristal Moreno. dijo:

      Que bueno que has aprendido a aceptarte Luis, es muy importante. Siempre pase por eso también, ser la ultima en la fila de deporte todos los años. Sin embargo luego le das gracias a Dios como dices, solo por despertar cada mañana. Gracias por compartir, tu experiencia.

  4. Emi Stradiot dijo:

    Qué identificada me siento Gloria!! Lloré cuando vi esa publicidad de Dove… es lo que siempre me dice mi psicóloga, que yo me veo a mí misma con unos lentes bastante sucios, por lo que mi visión de mí misma está distorsionada, y no coincide en casi nada con lo que ven los demás… Claro que de a poco eso va cambiando, pero a los 25 años aún me queda largo camino por recorrer para lograr aceptarme como soy, Graciasss por tus hermosas palabras!!!!

    • Emi yo aprendí poco a poco a quererme y aceptarme tal como soy. Lo que cuenta Cristal de ser la última de la fila y no conseguir zapatos, son experiencias comunes… Ahora sólo puedo compartir lo que he aprendido en estos cincuenta y un años: la gente te quiere como eres, y los que no te quieren simplemente no valen la pena,
      Un beso grandote mi querida y espigada Emi

  5. jennifer dijo:

    Excelente escrito !! Totalmente identificada. Es bonito y agradable ver que no somos los unicos que pasamos por esas situaciones. Tengo 22 años y desde chiquita me diagnosticaron sindrome pero la verdad nunca me interese, siempre escuchaba hablar a mis padres con el doctor de un sindrome pero nunca tuve conciencia. Me di cuenta que era muy alta (mi familia es muy bajita), sufri humillaciones por eso mismo y tambn por mi gran aumento en gafas, pero siempre eran solos lapsus de tiempo y continuaba normal.
    Me ha molestado cuando me han prohibido hacer cosas pero hay voy aceptando poco a poco mi condicion. Creo que detras de una mala experiencia viene una mucho mejor, gracias a un doctor despiadado que tuve hace pocos dias, genero en mi, algo de consciencia y por eso es q hoy estoy aqui informandome de todo lo de esta condicion.
    Tus escritos son verdaderamente asombrosos y me identifico en cada palabra y sentimiento.
    Gracias

    • Muchas gracias Jennifer! Solo trato de tomar lo que ha significado esta experiencia en mi vida y compartirlas a través de este blog. Ciertamente hay periodos difícíles como la adolescencia o cuando pasaos por el quirófano, pero luego retomamos la vida y seguimos adelante.
      Bienvenida a nuestro blog, y cuando quieras contarnos tus experiencias este espacio también será tuyo para compartirlas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s