Encuentros

Hoy ha concluido el XII encuentro de Síndrome de Marfan, y a la espera de recopilar las fotos y de conocer las historias de este nuevo evento, no me resisto a hablaros de él por lo trascendental que es para todos nosotros.

Seguramente, (no he estado este año presente), la crisis se habrá hecho notar en lo que a asistencia se refiere, pero esto no ha mermado las ganas ni de los asistentes ni de los organizadores. No voy a hablar ahora de estos últimos. Todos sabéis de las bondades de Elvira y Nicolás, gestores de SIMA, y de lo que son capaces. Hoy quiero hablar de lo que supone para los afectados como yo poder asistir a un encuentro como el de SIMA y poder entrar en contacto con otros afectados y afectadas.

Este año además, el evento ha estado dedicado a la memoria de nuestra compañera Raquel Salas, de la que hablamos en este blog tras su pérdida y que fue la primera persona afectada con la que hablé sobre Marfan. No me olvido de sus palabras refiriéndose a su intervención de corazón. “Fontanería fina” me dijo… Cariños amiga, a tu memoria.

Quienes asisten a un evento como este por primera vez pasan por multitud de situaciones sorprendentes. La primera y quizá la que más impacta es la de encontrarse entre gente como tú mismo. La de que todo es muy normal, y no sientes que la gente se te quede mirando por lo alto que eres o las gafas (lentes) que llevas. Luego te das cuenta de que la normalidad no queda ahí, sino que en lo que a actitud y forma de ser se refiere, también somos todos un poquito lo mismo. Locos, echa’os p’alante, y muy soñadores. Cargados de anécdotas, en las conversaciones casi podríamos terminar las frases del otro. Es como en el viejo chiste de la convención de humoristas, donde es suficiente con decir un número para que el resto rompa a reír sabiendo de que chiste se trata, como si formasen parte de un catálogo estándar.

Las horas se van enseguida, y los días se hacen muy cortitos. Apenas se termina un encuentro ya se está hablando del siguiente.

La ocasión de estar juntos es aprovechada también para realizar la Asamblea General Extraordinaria de la asociación, donde se votan los cargos y se aprueban los presupuestos. Qué mejor ocasión.

De estos encuentros nacen amistades duraderas, uniones imperecederas y alguna pareja… ¿Qué más se puede pedir?

Pero lo más importante de todo esto es la posibilidad de mantenernos informados, de intercambiar conocimientos valiosos y necesarios y es esta, a la larga, la mejor herencia de estos encuentros.

El año que viene ¿te lo vas a perder? Yo no falto. Si está en mi mano…

Un abrazo compañeros y compañeras fantásticos/as.

Esta entrada fue publicada en Eventos, Opinión y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Encuentros

  1. María Emilia dijo:

    Cómo me hubiera gustado poder ir!!! Justo estoy yendo a España en estos días, llego tarde… 😦 Conozco personalmente a muy pocas personas con el Síndrome, y sólo por verlas en alguna charla, no he tenido trato personal, sería una experiencia súper enriquecedora!!

  2. Marie dijo:

    El que persevera vence¡

  3. CLAUDIA LOPEZ dijo:

    deberiamos tener una sede en argentina, no les parece?

  4. CLAUDIA LOPEZ dijo:

    propongo q nos movamos en ese sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s