¿Médicos?

GloriaSi revisan las distintas vivencias que se han narrado en nuestro blog, encontrarán algunas cosas comunes, entre ellas por ejemplo, la larga lista de médicos que visitamos hasta que por fin alguien nos dijo que teníamos Síndrome de Marfan. En ese recorrido, a mi hasta me llegaron a decir que era hipocondríaca; fueron treinta años en los que visité cardiólogos, traumatólogos e internistas hasta que la Dra. Belinda Hómez, una endocrinóloga brillante y estudiosa, me dedicó un par de horas en su consulta para terminar diciéndome que, aunque ella no era genetista, sospechaba del tal Marfan.

Durante esos años, teniendo yo 18, acudí a un afamado traumatólogo “especialista” en pies, por problemas de juanetes. Realmente era una cuestión de estética pues estos nunca me habían molestado. Además calzaba 43 y jamás conseguía zapatos en Venezuela, por lo que cuando aquel señor me dijo que podía llevarme a talla 40 fue música para mis oídos. El procedimiento según sus palabras era sencillo y sin secuelas “importantes”. Así que muy emocionada, y con muy poca información, me hicieron la cirugía: me recortaron los huesos de cada dedo y para ello tuvieron que cortar los tendones; el pequeño detalle es que nunca más podría apoyar mis dedos en el piso, mis dedos largos y rectos eran ahora menos largos y en garra, cada pisada causa dolor y sigo sin conseguir zapatos en Venezuela.

Me imagino que muchos de ustedes han pasado por experiencias similares, y quizás muchos de ustedes pensaron, como yo, que eran responsables de las secuelas de la impericia médica. Pues no, hoy por hoy me niego a soportar el peso de las malas decisiones de los médicos; tras aquel discurso de “usted no se cuidó lo suficiente” muchos esconden su irresponsabilidad. Es tan fácil trasladar la culpa a un paciente temeroso, asustado, enredado entre aquella maraña de términos médicos inentendibles…

Ciertamente somos responsables de nuestra salud, lo hemos dicho repetidamente en este espacio; somos responsables de entender y conocer nuestra patología, somos responsables de seguir las indicaciones médicas, somos responsables de practicar hábitos saludables, pero no podemos asumir la responsabilidad de quien realizó el juramento de hacer el bien y no dañar a sus pacientes.

Hace algún tiempo tuve el placer de compartir una experiencia de Educación para la Salud, dirigida a Adultos Mayores con Hipertensión Arterial. Como parte del material informativo se elaboró un listado de derechos, deberes y sugerencias para pacientes, que hoy les quiero compartir.

Derechos

  • Tenemos derecho a esperar una atención considerada y respetuosa.
  • Tenemos derecho a recibir información del médico sobre su diagnóstico, tratamiento y pronóstico.
  • Tenemos derecho a rehusar un tratamiento. No tenemos que aceptarlo aunque el médico lo recomiende. El médico tiene la responsabilidad de informarnos sobre los riesgos y consecuencias del no cumplimiento del tratamiento y nosotros debemos asumir la responsabilidad de nuestras decisiones
  • Tenemos derecho a la confidencialidad, en relación con la información de nuestro expediente.

Deberes

  • Debemos ser considerados y respetuosos con los médicos y con el resto del personal de salud
  • Debemos decir la verdad sobre lo que hacemos, si estamos cumpliendo o no con el tratamiento.
  • Debemos asistir a las consultas. Cuando no podamos hacerlo, debemos notificarlo con anticipación
  • Debemos informar al médico si no estamos de acuerdo con el tratamiento y pedir información sobre las consecuencias del incumplimiento del mismo.

Sugerencias

  • Pregunte cuanto necesite saber
  • Lleve las preguntas anotadas
  • Cuando no comprenda un término, pida explicación
  • Cuando alguna indicación no se ajusta a la rutina diaria o sea difícil cumplirla, consulte con el médico para estudiar posibles ajustes y cambios. Expóngaselo.
  • Cuando no siga el tratamiento tal y como se le indicó, explique sus razones al médico.
  • Pregunte sobre los posibles efectos adversos del tratamiento y qué puede hacer si se presentan.

Cuídense mucho y recuerden que la responsabilidad por nuestra salud es intransferible, pero ¡no carguen con la de los médicos!

Acerca de Gloria Pino Ramírez

Venezolana. Psicóloga con Especialización en Metodología de la Investigación, Maestría en Psicología Clínica y Doctorado en Psicología. Viviendo con Síndrome de Marfan y trabajando por las EE.RR en Iberoamérica.
Esta entrada fue publicada en Opinión, Vivencias y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Médicos?

  1. Maite dijo:

    Muy buena esta entrada Gloria y cuanta razón!! Yo afortunadamente he tenido solo pequeños fallos médicos. Un beso.

  2. Gloria Pino-Ramírez dijo:

    Que bueno Maite!
    Parte de nuestra labor es “educar” al personal de salud pues muchos desconocen las características de nuestra condición. En la medida que difundamos información adecuada sobre SM seremos también mejor atendidos.
    Un besote virtual mientras llegamos a Benidorm!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s